La cepa de GARNACHA es fuerte, con venas muy profundas, resistente a los largos y duros inviernos de nuestra tierra, frondosa en primavera, fecunda a finales del estío, cuando vendimiamos sus frutos.
En algunos pagis de familia conservamos cepas de Garnacha muy viejas, provenientes de las que cultivaron nuestros antepasados y que a pesar de su escasa producción, nos siguen ofreciendo una base excepcional para la elaboración de nuestros vinos.
laviña
Bodegas Bordejé (Noticias)